Historiador Patrick Puigmal participa en conmemoración de mayo del 68´ 
Investigación
Compartir

Como un movimiento que congregó a numerosos países y diversos sectores de la sociedad en la historia reciente se denomina la revolución de Mayo del 68´, donde una de las demandas era que las universidades sean más participativas y con más conciencia social, en el contexto de una crisis política en Francia acalllada con el  uso de la fuerza política, policial y militar por parte del general Charles de Gaulle, así como en otras latitudes.

Bajo este gobierno muy autoritario y casi dictatorial se ejerció un gran control de la prensa, el partido comunista y el conservador no aceptó la alianza entre la clase obrera y la profesional, época en la cual muchos de quienes ingresaron a la universidad eran los primeros de su familias. A través de los medios de comunicación se hizo un lavado de cerebro organizado, de la mano del ministro de la comunicación, quien abiertamente censuraba a la televisión y las radios.

Todo el sector público de la comunicación (radios y el único canal de televisión abierta) difundía el mensaje oficial haciendo caso omiso de las manifestaciones callejeras y de la reivindicaciones de los estudiantes.

A 50 años de este hecho que marcó un antes y un después en la historia social y cultural occidental, la Universidad de Santiago de Chile (USACh), conmemoró a través de la charla “El cielo por asalto: mayo del 68 en perspectiva histórica” dictada por los historiadores Sergio Grez (Universidad de Chile) y Patrick Puigmal (Universidad de Los Lagos), el 24 de mayo.

El doctor Puigmal compartió su experiencia vivida en la Francia de su infancia a los 12 años, donde fue testigo de la paralización y huelga de 2 meses, comentando el impacto que tuvo en este país, y explicando por qué fue más relevante en Francia.

Tal es el alcance de este movimiento que Sarkosy, el ex presidente francés, manifestó explícitamente su intención de eliminar del imaginario social la remembranza de este mayo tan particular, donde la ciudadanía entendió que la única posibilidad de dialogo era a partir de manifestaciones en espacios públicos. ¨Creo que la actual sociedad  chilena, como la francesa en 1968, está tomando la palabra y, para hacerlo, la única manera es salir a la calle como único espacio de libertad frente al monopolio de casi toda la prensa chilena en manos de dos grupos conservadores, esto es a mi el único paralelo que se pueda hacer entre las dos épocas”, señaló Puigmal.

En tanto, Sergio Grez propuso una lectura de los alcances e influencias del mayo de 68 francés, a partir de las obras de una serie de historiadores, de esta forma dio a conocer cómo la historiografía ha tratado el tema, independiente del punto de vista. A partir de  su ponencia,  el público constató que mayo de 68´ sigue siendo un tema relevante que marca un antes y un después en cuanto a la expresión de los pueblos frente a sus Estados.

Pese a la toma de la Usach por el movimiento feminista, hubo una gran cantidad de asistentes, más de 60 estudiantes y público general, formaron parte de la conversación en que derivó esta actividad. “Es un buen momento para reflexionar y analizar estos eventos en perspectiva y luego del paso del tiempo; en sociedades cerradas, la toma de palabra es siempre la señal de un despertar de la sociedad. En Francia, esto significó la creación de televisiones privadas y radios asociativas, la liberalización sexual de la sociedad y la apertura de espacios de diálogos intergeneracionales. En Chile, que sería de la gratuidad en la enseñanza superior, de la evolución legal en cuanto a la sexualidad, de las reivindicaciones regionales o de las críticas hacia las AFP y las ISAPRE sin las manifestaciones estudiantiles de 2006 y 2011?”, puntualizó Puigmal.

none

de derecha a Izquierda: Enzo Videla (USACH), Claudio Perez (U de Valparaiso), sergio grez (Uchile), Hernan Venegas (dire tor departamento historia USACH) e Igor Goicovoc (dire tor doctorado en historia USACH)

none

 

none

Fotografía  Instagram: dephistoriausach

Publicado por: Catalina González Tringa